Logo Libros Peruanos
buscar

ARCHIVO DE ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Santiago Roncagliolo
“Quiero estar entre la alta cultura y lo popular” “Quiero estar entre la alta cultura y lo popular”

Por Gonzalo Pajares Cruzado
Fuente: Peru21, Lima 27/10/10
http://peru21.pe/impresa/noticia/quiero-estar-entre-alta-cultura-lo-popular/2010-10-27/288539

Después de la accidentada 'vida editorial’ de Memorias de una dama, Santiago Roncagliolo vuelve con Tan cerca de la vida (Alfaguara), una novela en clave futurista que habla de amor, de sexo y de la incomunicación.


“Siempre digo que soy el último ingenuo, porque los únicos escritores peruanos profesionales que conocí en España fueron solo dos. De los otros, que eran muchos más y que habían fracasado, nadie me habló. Por eso, ya no creo que sea necesario ir a España –a Europa– para hacerse escritor”, nos dice Santiago Roncagliolo, el escritor peruano que ganó el premio Alfaguara con su novela Abril rojo.

¿Cuánto contribuyó a esta ingenuidad Vargas Llosa?
Con él descubrí algo importante: el acento en el oficio de escribir. Ser un genio no depende de uno, pero el trabajo sí se puede controlar y uno puede ser el mejor trabajando. Yo leí una entrevista a Paddy Chayefsky, un guionista de Hollywood, donde decía: “Plantéate lo tuyo como un trabajo. Si eres un artista, todo lo que hagas será arte, y si no lo eres, habrás hecho un gran trabajo” (risas).

¿Y en qué sí lo ha ayudado España?
En el cambio de perspectiva vital que otorga vivir en un lugar ajeno. Porque eso se hace cuando se escribe: ver el mundo desde otro punto de vista, pues para escribir solo contamos con nuestra memoria, con nuestros recuerdos y con nuestra imaginación. Por eso, todo lo que vivimos –incluso lo malo– lo amortizamos y lo convertimos en materia prima narrativa.

Se fue a España a estudiar guión...
Es que no me parecía viable ser escritor. Curiosamente, me fue más fácil ser escritor que guionista. Pero mis novelas son muy visuales: tienen un trabajo con la forma y con el lenguaje, pero me interesa que los lectores se entreguen a ellas de una manera más emocional, como lo hacen con las películas.

¿Es un escritor comprometido?
Cuando escribí libros políticos me imponía una responsabilidad. Pero ahora no los hago, creo que en ese campo he llegado a un nivel que ya no voy a superar (ríe). Por otro lado, los terroristas y los militares eran los más dialogantes e interesados en que se hable de las cosas terribles que yo contaba de ellos. Otros, supuestamente más decentes y elegantes, fueron mucho más violentos con mis libros. Entonces, cuando te caen bien los que han matado a casi 70 mil personas, es mejor ya no hablar más de política (risas).

Tan cerca de la vida es una novela futurista...
Pero bastante realista. Tokio es así: un territorio muy misterioso y sugerente, aparentemente occidental, pero que uno no termina nunca de controlar. Yo narro una historia de amor, algo que no había hecho antes. También es una historia de terror, hay un paseo por la industria del sexo, es un thriller, una historia de sexo. Para mí, lo más íntimo es el sexo. Es un tema fascinante porque todos tenemos ideas al respecto, pero nadie sabe cómo lo hace su vecino (ríe). Por eso Tan cerca de la vida se parece a mis demás novelas, pues estas tratan de buscar las cosas que no queremos ver de nosotros mismos, es decir, los lados oscuros de las personas. Y el sexo es bueno para esto, porque es un espacio donde no se puede mentir; las palabras te permiten mentir, el cuerpo, no.

Tiene una obsesión por ser entendido...
Yo bebo tanto de la alta cultura como de la cultura popular. Por esta razón trato de hacer libros buenos para la gente que busca buena literatura pero que también sean historias entretenidas para quien solo quiere pasarla bien. Si hay un abismo entre la alta cultura y la cultura popular, yo quiero estar en el medio.

Ya tenemos un nobel, ¿tendremos otro?
Lo bueno que ocurre cuando tu país ha ganado este premio es que es muy poco probable que te toque a ti también (risas). El Nobel a Vargas Llosa es un corolario a las muchas cosas buenas que le han ido pasando a la cultura peruana: tenemos al mejor tenor del mundo, Claudia Llosa ganó Berlín, etc. Cuando yo me fui, el Perú era un país bastante deprimido y malhumorado. Ahora sentimos los méritos de los peruanos exitosos como nuestros.

¿Tenemos mejor poesía que narrativa?
No sé. Creo que nuestra narrativa goza de buena salud... y siempre ha sido así porque el Perú te ofrece mucho por contar. ¿Cuántos escritores suizos conoce usted? (Risas).

Autoficha
Nací en Lima, en 1975. Vivo hace 10 años en España, llegué el 12 de octubre. Escribí Amor serrano, la telenovela que protagonizó Tulio Loza. También trabajé en Lucecita, en una miniserie sobre Sarita Colonia y le hice una 'cirugía plástica’ –matar personajes, cortar la historia– a Girasoles para Lucía. Tengo un hijo y en febrero nace Alicia. Tengo nostalgia de la familia que dejé en el Perú: es cierto que ella siempre está cuando más la necesitas.
 

Librosperuanos.com
Portal cultural que promueve autores, editores y libros del Perú
Av. Benavides 449, of. 20, Miraflores - Lima 18    Telefax:(511) 242-7439    E-mail: [email protected]