Logo Libros Peruanos
buscar

DIRECTORIO
DE EDITORIALES

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Editar en Chimbote
La labor editorial “loca, testaruda, apasionada” en un “pueblo surrealista y frívolo”
Editar en Chimbote <br> La labor editorial “loca, testaruda, apasionada” en un “pueblo surrealista y frívolo”

Entrevista a Jaime Guzmán, de Río Santa Editores
Por Virginia Vilchez
Lima, julio 2008
 

- Empezaste a editar hace trece años, ¿puedes contar tus inicios, qué te lleva a dedicarte a la labor editorial?, ¿cuáles son las dificultades para un editor en provincias?
- Río Santa editores, como empresa con un logotipo formal tiene catorce años. Siempre he estado inquieto e inmerso en la vida cultural, inicialmente a través del grupo Isla Blanca y también con mis propias publicaciones de libros, básicamente poesía, que es mi pasión literaria. Siempre soñé con editar libros. Recuerdo que un amigo (ahora doctor en literatura) en San Marcos me dijo que si yo llegaba a publicar cinco o seis libros me debería sentir satisfecho. Felizmente al momento puedo presentar y exhibir cincuenta títulos. Siempre el bichito estuvo allí metido, el bicho de la cultura, de la literatura y había que dar un paso adelante. Tenía, sobre todo, la intención de darle a mi tierra, Chimbote, un sello editorial propio que publique y difunda la literatura del puerto.

- ¿Editas solamente a autores chimbotanos?
- En un noventa por ciento son chimbotanos. Hay nombres ya conocidos como Oscar Colchado, Julio Ortega, Carlos Eduardo Zavaleta, verdad que no es chimbotano pero es ancashino, de Huaraz. El resto son escritores que están en Chimbote o incluso escritores chimbotanos que están en el extranjero; por ejemplo, Braulio Muñoz, que reside en Estados Unidos y ha publicado una novela que ahora es un huracán en Chimbote: Alejandro y los pescadores. También hay otro autor chimbotano en Francia, Miguel Rodríguez Liñán, autor de la hermosa novela Leyenda del padre; también Francisco Vásquez, que reside en Suecia y que ha publicado una novela bella, tierna, para niños, Mi amigo Juno. Entonces, son chimbotanos que están por todo el mundo.

- ¿Río Santa está especializada en narrativa?
- Sobre todo narrativa. Me interesa sobre todo el cuento, y ahora la novela que asoma en Chimbote con gran dignidad, con mucha calidad y es un trabajo muy serio. Chimbote siempre ha sido tierra de poetas, tierra de cuentistas. Tenemos a los poetas Juan Ojeda, Mario Luna, Julio Ortega, Óscar Colchado, que tuvo sus inicios en la poesía. Yo mismo me inicié en poesía con el libro Patio de prisión, etc. Sin embargo, encuentro en la novela un mundo obviamente diferente y considero que la novela está recuperando espacios sociales, culturales, políticos que los otros géneros no tienen como tema de trabajo. Así, pienso que la gran historia de Chimbote se está escribiendo ahora a través de la novela. Novelas como Lancha varada, Llora corazón, Leyenda del padre, Alejandro y los pescadores, etc. nos entregan grandes fragmentos de la vida en Chimbote.

- El trabajo editorial, la impresión, ¿los haces en Chimbote o vienes para eso a Lima?
- Todo se hace en Chimbote y, a veces, parte en imprentas de Trujillo. Yo no tengo imprenta, pero el trabajo de preprensa y hasta el de transparencia lo hacemos en la oficina de Río Santa Editores. Naturalmente, para la impresión alquilamos servicios de imprentas chimbotanas o trujillanas.

- ¿Qué nos puedes decir sobre la comercialización?
- Mayormente se hace en Chimbote, porque, como ayer lo dije en el encuentro de editores, modestia aparte, Río Santa es pionera en el Plan Lector en los colegios. Las directivas del Plan Lector recién cumplen dos años este agosto, sin embargo, en Río Santa, desde 1994 cuando empezamos la labor editorial, vimos que el gran mercado, el gran reto, era hacer que estas obras llegasen a los colegios y fueran asumidas como lectura en los centros educativos, como una manera de amar y comprender a un pueblo tan surrealista como Chimbote. En ese campo hemos avanzado muchísimo y puedo decir públicamente ahora que en Chimbote no hay un estudiante de primaria y secundaria que al año no lea por lo menos una obra literaria de un autor chimbotano, algo que no se encuentra en ninguna parte del Perú. Yo apuesto a que este fenómeno es netamente chimbotano y (modestia aparte) es la labor loca, testaruda, apasionada de Río Santa Editores.

- Hace un momento decías que Chimbote es una cuna de escritores, pero no hay lectores ¿qué pasa? ¿por qué?. ¿No te parece que hay una contradicción cuando afirmas que son los chimbotanos quienes consumen lo que produces? Si son los escolares quienes consumen tus libros, ¿qué pasa allí que no se forman lectores?
- Cuando he afirmado que en Chimbote no hay lectores, es que no hay lectores. Y esto, por la sencilla razón de que Chimbote, como puerto, es un pueblo (hay que decirlo) frívolo, es un pueblo que vive de hoy para mañana, es un pueblo muy despierto a la sorpresa, a la audacia, a la aventura. Chimbote es un pueblo que vive la vorágine del día a día, no se detiene para pensar, entonces el chimbotano no tiene la lectura como un tema que le pueda interesar. Entonces se da la gran contradicción: hay tanta literatura en Chimbote que pienso que el escritor se encarga de ser el gran receptor, el analista, el hombre que está despierto, que está durmiendo y está soñando con Chimbote en sus diferentes aventuras. Así el escritor tiene el gran reto de desagraviar la historia de Chimbote asumiendo sus temas para la literatura. Chimbote terrible, insólito, le entrega al escritor un material de primera, un combustible, una gasolina extraordinaria para que el escritor sea como un gran notario público que vaya dando fe de esos acontecimientos.

- Río Santa, además de ser una editorial, es una librería que comercializa sus libros. ¿Hace, además, actividades de promoción de lectura?
- Sí, hacemos grande presentaciones de libros, con trescientas, cuatrocientas personas.

- Es algo paradójico, no hay lectores pero nos cuentas que las actividades que realizas son multitudinarias.
- Sí, es paradójico. Hace tres meses presentamos La Santa Sede ante más de cuatrocientas personas. En la presentación estuvieron Oswaldo Reynoso y Doris Moromisato. Se vendieron 130 libros, algo increíble en Chimbote. Ayer en el encuentro [de editores] contaba que los chimbotanos que hace más de 10 o 20 años están fuera de Chimbote no creen, simplemente no creen cuando alguien les cuenta que en Chimbote hay libros. Ellos se ríen de esto porque no entra en su cerebro que en Chimbote, con esas ideas tan frívolas que se tienen, tan superficiales y tan mercantilistas, no creen que tengan tiempo para publicar libros.

- Tienes ya catorce años de actividad editorial. Has vivido los años difíciles de los noventa. ¿Cómo has podido sobrevivir y cómo la ves ahora? ¿Hay una recuperación económica? ¿Cómo percibes las cosas en cuanto a la producción editorial y al comercio de los libros?
- Lo que me ha dado esta labor, como enseñanza, es que hay que tener paciencia. Cuando uno empieza quiere que las cosas sean de hoy para mañana y que los libros se vendan rápido. Uno se pone tenso y se deprime, pero con el paso del tiempo, se va ganando experiencia, se va dándole tiempo al tiempo y tenemos paciencia porque el día menos pensado llega alguien y hace una buena compra. Una de las cosas raras que también tiene que ver con este tema es, por ejemplo, que en Chimbote hay cuatro universidades y mucha gente. Mis amigos limeños, escritores como Marco Martos, Oscar Colchado, Oswaldo Reynoso, etc. siempre me dicen “Jaime, ahora estarás bien porque tienes cuatro universidades y venderás bastantes libros”. Mentira, yo no vendo casi nada a las universidades porque no leen. Es una ley que en este país el estudiante solamente lee lo que el profesor le dice que lea como “obra literaria”. De allí no salen, no salen de su cuadrilátero, por eso dentro de mes y medio voy hacer una feria del libro chimbotano en el centro de la ciudad y voy a perifonearla. Sabes que si tengo algo, es un poquito de imaginación. Entonces, voy a perifonear por la ciudad con el siguiente discurso o slogan: “¡No lean! Si quieres seguir siendo un profesor mediocre, no leas. Si quieres ser un médico del montón, no leas. Si quieres ser un abogado intrascendente, no leas”. Vamos a pedirle a la población que no lea. Por favor; no lean”.
Vamos a poner las cosas de cabeza
Vamos a poner una gran gigantografía en la feria para que no lean
“Si eres feliz como eres, no leas”.

- Los escritores vienen a ti con sus escritos ¿Decides qué editas y qué no? ¿Aceptas todo lo que te lleven?
- Hasta hace algún tiempo, a veces, puesto que entendía que estábamos en una etapa de difusión, de respaldar al escritor joven, etc, quizá hemos publicado libros que no debieron publicarse, pero desde hace tres o cuatro años nos hemos puesto más exigentes y ahora sí publicamos lo que creemos que realmente vale la pena. Además, Río Santa Editores asume toda la edición del libro.

- ¿Cubren ustedes todos los gastos de edición?
- Todos, inclusive grandes presentaciones, una gran difusión y además le pago al escritor sus derechos de autor, que estoy seguro no se los paga ni Peisa, ni Santillana. Si supieras cuánto les pago por la mayoría de los libros que tengo en el mercado y que son éxitos, como Lancha Varada, Llora corazón, Alejandro y los pescadores, Leyenda de padres, repito, si supieras cuánto les pago, dirías que estoy loco. Yo sé que estoy loco, pero les pago lo que no le paga ninguna editorial del Perú.

- ¿Y agotas tus ediciones?
- Sí, pero es una pelea permanente

- ¿Trabajas solo o tienes un equipo?
- Hay un equipo de vendedoras, pero el trabajo de promoción, de reunirse con los profesores, ir a colegios a darles charlas sobre la importancia de la lectura, sobre los hábitos de lectura, eso lo asumo yo directamente. Lamentablemente, hay actividades en las que no tengo reemplazo y uno se convierte en la única persona que puede hacerlo. Yo quisiera que muchas cosas que hago las hiciera otra persona, pero no la encuentro. Sabes que la pasión ya es inherente en nosotros.

Librosperuanos.com
Portal cultural que promueve autores, editores y libros del Perú
Av. Benavides 449, of. 20, Miraflores - Lima 18    Telefax:(511) 242-7439    E-mail: [email protected]