Logo Libros Peruanos
buscar

ARCHIVO DE ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Gladys Segovia Baldwin
Gladys Segovia Baldwin, una escritora que escribe como lectora Gladys Segovia Baldwin, una escritora que escribe como lectora

Por Virginia Vilchez Samanez
Fuente: Librosperuanos.com
Lima, 29 de septiembre de 2009

Gladys Segovia Baldwin es una exitosa abogada que, hace poco, se ha animado a escribir para niños, y lo ha hecho tan bien que su libro La leyenda del Signo ha sido seleccionado para un proyecto que busca impulsar la lectura en el Perú. En esta oportunidad nos cuenta cómo se forjó –desde que era muy pequeña– su vocación, no solo por la lectura sino por la escritura, y cuál es la mejor forma de incentivar la lectura en los niños. Nos habla también del boom de la literatura infantil en el Perú como resultado, en parte, de la aplicación del Plan Lector. “Hay una mayor oferta de producción nacional”, afirma y resalta el hecho de que se esté escribiendo en la costa, sierra y selva, dando a conocer nuestra diversidad en sonidos, paisajes, vivencias, etc. Considera que esto es muy importante porque nos permitirá tener niños enriquecidos con lo nuestro.

Acabas de publicar La leyenda del Signo. Este viene a ser tu segundo libro...
Exacto. El primero es un cuento, Ajonjolí y el Monte Calavera, y el segundo libro es mi primera novela, La leyenda del Signo. Es acerca de dos amigos, Nicolás y Rafael, que tienen una discusión y se convierten en los peores enemigos. Las mamás de ambos deciden ponerles un castigo inesperado: ir juntos a la chacra de Nicolás y desarrollar un proyecto conjunto que es reconstruir la casa del árbol, y ahí pasa todo lo que tiene que pasar. Son dos personalidades: Rafael, por un lado, es un niño dinámico, caracterizado porque le gusta el ejercicio, la bicicleta, la acción; rechaza el conocimiento, el colegio. Por otro lado está Nicolás que es un chico más tranquilo al que le gusta la lectura, la historia. Ellos han sido amigos y la idea de las mamás es que se reencuentren como amigos y traten de revalorarse el uno al otro. Eso hacen y en la aventura no solo se revaloran el uno al otro sino que Rafael reconoce las bondades de los libros y encuentra un gusto por la lectura, agarra esa chispita, y Nicolás se da cuenta de que el trabajo físico y la acción también son divertidas, y la magia llega a donde están y todo lo demás ya está en la historia.

Este libro ha sido seleccionado para el proyecto “Club Telémaco - Escribir como lectores”. Cuéntanos un poco de este proyecto.
El proyecto es organizado por la Asociación Española de Lectura y Escritura (AELE), y se lleva a cabo por la Asociación Peruana de Lectura (APELEC) en el Perú; copatrocinado por el gobierno de La Rioja en España, la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación SM (el proyecto también se realiza en Chile y Argentina, con asociaciones similares a APELEC). Este proyecto ha reunido a varios colegios en el Perú y, utilizando La leyenda del Signo como texto base les ofrece un sistema de mejoramiento de la lectura y la comprensión, para que puedan escribir desde la perspectiva de un lector. Han hecho un material interesantísimo, que además se puede bajar gratuitamente por Internet de la página del proyecto (www.clubescrituratelemaco.org), en el que especialistas españoles, junto con Estela D’Angelo, presidenta de AELE y un grupo de profesores peruanos y españoles, han desarrollado documentos de apoyo a docentes en los que destripan la novela, y ofrecen un manual de trabajo para que los niños puedan evaluar un personaje u otro, hacer nuevas historias a partir de una premisa que está en la novela y crear nuevos caminos, reescribir algunos textos, inventarse diálogos; es decir jugar con la novela, disfrutar de la lectura. También les proponen actividades como actuar como los personajes, vivir la novela desde todo punto de vista y así pasar al proceso de escribir. Entonces hay un proceso completo, lectura, comprensión y luego creación. Este proyecto se está aplicando en varios colegios, la lista se puede ver en la página del Club Telémaco. Estaré visitándolos a todos. Se está desarrollando en Trujillo y en Lima y se beneficiarán alrededor de 600 alumnos.

¿Ya está en ejecución este proyecto?
Ya empezó. Se presentaron el proyecto y el libro en la Biblioteca Nacional. Para este acto vino un especialista en Pedagogía y Lengua llamado Daniel Cassany, para dar charlas y a apoyar a los profesores. También trabajó con el grupo pedagógico propuesto por AELE y APELEC, formado por docentes que se dirigen a las escuelas para ayudar a los profesores a insertar el programa. Además, también fueron formados en el manejo de métodos de enseñanza y técnicas innovadoras. Por ejemplo, les enseñaban el trabajo en grupo, provocando el diálogo entre los niños; la autocorrección y la edición, un trabajo interesantísimo…

El niño aprende de una manera más dinámica, en lugar de estar sentado y escuchar.
Sí, sobre todo, este libro es de magia, de aventuras. Entonces se presta para que el niño pueda jugar y crear. Como autora, voy a visitar los colegios del proyecto y voy a conocer a los alumnos en sus aulas, para tener una interacción directa con ellos. Durante las visitas los niños y profesores me pueden hacer todas las preguntas que deseen acerca de la novela y de cómo escribir. Yo creo que es importante que los chicos encuentren ejemplos buenos, sanos, de personas que trabajan honradamente; que ellos vean que el escritor no es una persona inalcanzable, que es de carne y hueso, que sepan que no me fue fácil acceder a publicar, que algunas editoriales me dijeron que “no”. Estas actividades le permitirán al niño activar su ejercicio de investigación consiguiendo la información del autor. Los colegios beneficiados con este proyecto son colegios de zonas marginales tanto en Lima como en Trujillo. Imagínate el beneficio para éstos niños y para los profesores.

No son los colegios con los que normalmente trabaja SM...
En realidad estaré visitando varios colegios no solo aquellos que son parte del proyecto. Estaré viajando y visitando, supongo, que a todos los colegios que hayan coordinado con Ediciones SM. Por ejemplo, acabo de regresar de la Feria Internacional del Libro de Arequipa y allí estuve en muchos colegios, que no son parte del proyecto, pero que por su coordinación con SM he podido visitar. Por otro lado debo decir que Ediciones SM trabaja con colegios de todo nivel social y económico. SM, trabaja especialmente para el tema de Plan Lector, y como fundación, en sectores de bajos recursos que requieren apoyo y más atención.

¿Cómo seleccionan los colegios?
La selección de los colegios fue realizada en Lima por APELEC y en Trujillo por el Centro de Formación e Innovación Educativa (CFIE), bajo un perfil institucional diseñado por Fundación SM y AELE. Se trabajó de igual manera en Santiago de Chile y en Buenos Aires, Argentina. Hay un interés que me ha dejado sorprendida. Yo he participado en los cursos como invitada, no era parte de mi trabajo, pero sí quería conocer cómo era el proyecto y quedé sorprendida con los profesores. Uno tiene otra visión, tanto de los profesores de colegios privados como de colegios estatales buscan y aprovechan estos recursos. Me sentí bien al ver que los profesores tienen un gran amor por sus alumnos y pasión por la enseñanza, porque por otra razón no podrían hacerlo. Algunas actividades se realizaron los sábados, quitándoles tiempo a sus familias, sin embargo aprovecharon y asistieron a las clases. Me quedé contenta y ahora estoy segura de que completaré esa grata experiencia cuando asista a los colegios.

Este proyecto, Telémaco, ya existe desde antes, sino que en el Perú recién se está introduciendo, ¿no?
El proyecto se lanzó en Chile, Argentina y Perú de manera simultánea. En los tres países el proyecto se está llevando como experiencia piloto. De ser exitosa, el proyecto se ampliará y continuará. Este trabajo no se limita a estas visitas que yo hago como autora; hay parejas pedagógicas, hay todo un desarrollo. Los niños y profesores también pueden comunicarse a través de la web Club Telémaco, hay un sistema para que ellos no solamente se comuniquen conmigo como autora, sino también con el grupo de trabajo para un mayor desarrollo.
Se pueden beneficiar de este proyecto también colegios que no han sido elegidos pues si quieren el libro, La leyenda del Signo, y lo incluyen en su Plan Lector, pueden coordinar con Ediciones SM para beneficiarse de las fichas de trabajo y del material de desarrollo del libro.

¿Cómo así empiezas a escribir?
Comienzo a escribir de muy chiquita. Tengo guardados algunos manuscritos de cuando era chiquita, 7 u 8 años. Mi papa me compró una máquina de escribir y ahí trabajé mi primera novela... Todavía la tengo guardada, pero la lectura era lo que me gustaba, tenía una pasión. Hay un poquito de esto en el libro. Vivíamos en una quinta con mi familia y nuestra vecina del frente era la tía Cecilia, con otro apellido por supuesto, y ella me introdujo a los libros, era bibliotecaria y en esa época traían libros maravillosos; no sé dónde conseguía ese material porque en el gobierno militar no había libros importados. Ella siempre tenía material espectacular, los traía a su casa y como tenía una hija de mi edad, las dos pasábamos de un lugar al otro leyendo estos cuentos. Así, de tantas historias leídas, me ponía a pensar en otras y las escribía. Ese fue el proceso. Luego salí del colegio y al final yo me quería dedicar a la Literatura; así que se los mencioné a mis padres. Mi papá me dijo: “Hijita, te pago una carrera que te pague tu Literatura” y así me presenté a la universidad de Lima para estudiar Derecho y Ciencias Políticas y no me arrepiento. Allí dejé de leer lo que es literatura, dejé todo lo que era narrativa literaria y entré a Derecho, lo cual me abrió la cabeza un poquito hacia el mundo real. Trabajé también muchos años en la parte comercial del Derecho, trabajé en Southern Perú, como asistente de la vicepresidencia legal, luego cambié de trabajos pero hubiese seguido ese rumbo hasta hace unos 6 años en que mi papa murió. Él estuvo 2 años enfermo y ahí se dio un cambio en mi vida. Renuncié al trabajo de abogada y decidí dedicarme a mis hijos, mi hogar y a escribir, y así nace Ajonjolí y el Monte Calavera, y a partir de ahí ya no me detuve, salió La leyenda del Signo y escribí varios cuentos y otra novela que espero pronto publicar.

¿Qué haces para motivar a la lectura? En el caso tuyo, parece que hubiera nacido contigo esa inclinación por la lectura.
Sí, claro, se nace pero también se hace. Tener al alcance de la mano una biblioteca es un muy buen comienzo.

Sin embargo, en muchos hogares donde hay libros y padres lectores no se ven niños lectores.
Porque hay que hacerlo creativo. En mi casa, por ejemplo, a mi hija le encanta leer. Lo mismo ocurre con mi hijo menor. A mi hijo el mayor no le gusta mucho la literatura, pero sí lee otros temas y eso es lo importante, lee libros de Astronomía, de dinosaurios, otros temas… ¿Qué he hecho en casa para incentivarles? Desde chiquititos, desde que tenían 8 meses, les leía su librito, contándoles historias, dramatizando los cuentos que veíamos. Les decía: “Haz ahora de lobo”, por mencionar un cuento conocido. Más adelante, actuábamos a ser uno u otro personaje. Es más o menos lo que hay que hacer, es como jugar y si juegas con la lectura como juegas con el carrito, como juegas con el Internet, te das cuenta de que la lectura no es una actividad pasiva. Hacer esa práctica resulta retador y entretenido para ambas partes. Si uno discute el cuento, se puede generar también el diálogo: “¿Qué te parece este lobo malvado?” El niño se puede sentir muy importante al acertar en su comentario. Yo creo que si uno hace estas actividades, los hijos van a disfrutar así como disfrutan de la televisión, y es más, van a dejar ese espacio para dedicarse a leer. Y no es que considere que la televisión no es buena fuente de información y entretenimiento, tenemos al alcance televisión de calidad –Discovery Channel, History Channel–, pero la lectura te da esa capacidad interpretativa que no creo que la encuentres en ningún otro proceso.

Te desarrolla la imaginación…
Exacto. A diferencia de lo que ocurre con la televisión, cada uno que lee recrea un poco distinto, y esa diferencia enriquece. Lo que pasa es que la gente cree que los niños son sólo receptores. Para mí son personas con opinión y es entretenidísimo sentarse a hablar con ellos y escuchar sus opiniones, sus críticas: son los mejores críticos que hay. Ningún niño se va a atrever a decirte “bueno, sí me parece que el libro estaba bueno”. Simplemente lo cierran y te lo dejan ahí encima. Son claros y directos. Y creo que a los adultos nos hace bien tener una dosis de franca honestidad. Nos viene bien, recuperar sentimientos más auténticos a través del juego.

¿Tú decidiste escribir para niños porque te gustaba o porque tienes hijos?
Puede ser que por ambas razones, pero quizás mi razón principal es porque yo disfrutaba mucho la lectura de chica. Además, siempre me han gustado los niños, no desde ahora, sino desde muy chiquita me gustaba estar con los primitos y amigos más pequeños, conversar con ellos, jugar. Ya mayor, me iba con los hijos de mis hermanos a trepar cerros, a jugar, a conversar con ellos. Son refrescantes.

¿Sigues ejerciendo derecho?
Ejerzo, pero no con la regularidad de antes. Ahora tengo clientes individuales que escojo, así, contaditos. Y no voy a juicios, veo asesorías empresariales. Cada día quiero, de verdad –como dice ahí el libro, como dice Carlos Maza– abogar menos y escribir más; pero es una fuente de recursos. Cuando pueda financiarme con la escritura, te aseguro que abandono inmediatamente lo otro.

Pasando a otro tema. Ya que estás dentro de los colegios ¿Has tenido la oportunidad de revisar los libros que ofrecen para el Plan Lector?
Sí. Mis hijos traen el material a casa y leo todos los libros que traen pero no he tenido oportunidad de revisar el Plan Lector estatal o de otros colegios privados… (de forma individual) al menos por el momento.

¿Hay un Plan Lector estatal? Tenía entendido que el profesor tenía la libertad de sugerir.
MINEDU, desde el 2006, tiene una propuesta de Plan Lector con lineamientos al sistema educativo. Se destaca la idea (a propuesta de Javier Arévalo) de un libro al mes por persona y de allí parte el límite de doce títulos por año por persona. La sugerencia de Plan Lector de MINEDU incluye títulos específicos ya publicados y se puede consultar en http://www.minedu.gob.pe/normatividad/directivas/DirNormasPlanLector.php
Sin embargo puedo agregar que todavía hay muchos autores extranjero que son traídos por las editoriales, que en su mayoría, no son peruanas.

¿A qué fondo editorial te estás refiriendo?
A todos en general, porque ninguno de ellos son editores peruanos, casi la mayoría son editoriales extranjeras. Así que traen material de fuera, pero hace un tiempo, algunas editoriales están ofreciendo una propuesta de autores peruanos, Ediciones SM, es una de ellas.

¿Conoces el material que ofrecen todas estas editoriales emergentes?
No, no conozco ningún material de editoriales emergentes. No he tenido la oportunidad de tenerlos en mis manos. He visto los libros de editoriales conocidas como Norma, Alfaguara, Ediciones SM pero no veo de nuevas editoriales, de las editoriales jóvenes. No sé si producen mucho para niños.

Al parecer ellos más trabajan con colegios nacionales
Bueno. Ahora voy a tener una oportunidad en mis visitas, de entrevistarme con profesores y de conocer y ver la literatura que se está formando y leyendo.

Se dice que hay un boom de literatura infantil y juvenil a raíz de la aplicación del Plan Lector.
Yo diría más infantil que juvenil, es decir, hay bastante producción para niños más pequeños, cuentos sobre todo. Y esto es bueno, es magnífico. Hay una mayor oferta de producción nacional, porque no había muchos libros creados por nosotros y aunque seamos de la costa, de la sierra, de la selva, todos somos peruanos. Hay que escribir con nuestro acento, con nuestro sonido, con nuestras vivencias, hay que construir una identidad.

Leer algo que te es próximo, despierta un mayor interés.
Así es. Los libros de autores extranjeros nos entregan realidades diferentes, vivencias diferentes, el concepto de familia es distinto. Yo sí aplaudo este empuje que se está dando a los nuevos autores que trabajan en literatura infantil y juvenil. Además, creo que mientras más fomentemos la lectura en los niños, mejor, pues tendremos adultos que leen, lo que aprendes de chiquito se te graba. Si uno promueve esta afición en los niños, indudablemente vas a tener alumnos lectores que mejorarán su comprensión, porque el proceso es largo y sobre todo es interesante el esfuerzo de producir material peruano, para nosotros. Los autores peruanos y sus libros deben ir de la costa a la selva y de la selva a la sierra, para que nos conozcamos y nos entendamos. Yo pienso que el libro es como un avión, desde tu sillón, cómodo y calientito, con tu frazadita, en tu mundo, puedes viajar en tu cabeza hacia el lugar a donde te lleva el libro. Si nuestros autores nos entregan las realidades de nuestro propio país, que son tan distintas y tan magníficas, vamos a tener niños enriquecidos. Yo creo es importante dado que nuestras realidades son diversas. Tenemos que aprender a respetarnos, a conocernos a través de las historias, a través de los libros.

¿Y ahora estas trabajando en algún libro?
Sí, estoy trabajando en dos novelas. La continuación de La leyenda del Signo y una novela que he tenido guardada por seis años, que me encanta. Con la experiencia de este libro me metí a unos cursos y aprendí nuevas técnicas y estoy corrigiendo la nueva novela para terminarla a fin de año y entregar mi manuscrito. Esta vez el personaje es una mujer. Busco destacar la revaloración a la mujer, la independencia, la igualdad entre hombres y mujeres, aspecto en el que yo sí creo que hay mucho que trabajar. También me interesan temas relacionados al medioambiente. Todas mis historias se relacionan con árboles, con plantas, porque he vivido mucho de chica en el campo, con los animales. Todo esto me encanta. Pienso que cuidar el medioambiente es una responsabilidad si quieres que otras generaciones aprovechen eso que nosotros hemos vivido.

Mencionaste que has llevado cursos ¿no has estudiado Literatura?
Soy autodidacta. Tomé un curso con Jorge Eslava. También estuve tomando clases para escribir guiones de teatro con Claudia Sacha. Bueno, básicamente con ellos dos y luego el ejercicio de escribir y corregir y observar el mundo que me rodea… Me gusta investigar, he comprado libros de narrativa, repasado gramática, trabajando en el material con dedicación. Así es como he logrado mejorar mucho respecto de mi primer libro. Yo creo que los cursos te ayudan, te facilitan la teoría, pero, como decía Salvador Dalí, no te preocupes tanto de la técnica… deja que la imaginación, la creación y la pasión, te guíen.
 

Compartir en:
   
   
A A A
Librosperuanos.com
Portal cultural que promueve autores, editores y libros del Perú
Av. Benavides 449, of. 20, Miraflores - Lima 18    Telefax:(511) 242-7439    E-mail: [email protected]